Cuando el chat conoció a la televisión

Hacía mucho tiempo que mi trabajo me estaba salvando de ver los programas de por la tarde a donde la gente se dirige para solucionar sus problemas delante de toda la televisión cuando son incapaces de hacerlo en privado, sin embargo, una necesaria operación de muelas me ha dejado de baja unos cuantos días en casita así que he tenido la oportunidad de verlo de nuevo.

Y es ahora, cuando uno se da cuenta de que estos programas siempre tienen un o dos ases bajo la manga.

Cuando se les acaban todos los temas posibles, y necesitan ganar tiempo hasta que se les ocurren otros nuevos deben hacer uso de los temas clásicos de esos programas, en primer lugar las reconciliaciones y en segundo lugar las parejas que se conocen en el chat. Y es que, señoras y señores, nunca antes hasta la creación de los chat había podido crearse una mejor fuente para parejas que tan rápido pueden formarse como deshacerse, y estos programas se aprovechan de ello y ofrecen la “oportunidad” de que las ciber-parejas se conozcan en persona, a lo que uno se pregunta ¿no tubieron valor de enseñarse las fotos en privado y van a conocerse delante de todo el mundo? ¿quién puede creerse eso?, claramente o son un poco tontos o es un engaño.

En muchas ocasiones ocurre que es lo primero, que son un poco tontos, pues tienen la esperanza de que al conocerse delante de tanta gente su relación quede más reforzada como si se tratasen de los testigos de una boda, y es entonces cuando muchos se dan el susto, ya sea que su pareja no es tan atractiva como decía ser o como el otro se imaginaba, o porque el que ha organizado todo malinterpretó una amistad con un imposible noviazgo, quedando en ridículo delante de todos.

En el segundo caso, sucede que mucha gente por el simple hecho de poder salir en televisión se inventan una historia de amor y desamor, de estas que parecen sacadas de la peor teleserie. Y lo peor no es lo mal que lo interpretan, ni siquiera el hecho de que haya gente que se lo crea, no. Lo peor es que los responsables del programa televisivo, aún sabiendo que es un montaje les permiten salir e incluso les vuelven a contratar para que salgan en otras tantas ocasiones para contar falsas historias que les sirven para rellenar el contenido del programa a su gusto.

Una pena, que la televisión tenga tantísimos programas de esta índole, y aún peor que yo me los haya visto por aburrimiento, ojala me recupere pronto y el trabajo me aleje de este peligroso enemigo que es la televisión.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: