[Fan-Fic] [Naruto+Tenchu] El choque de dos mundos ninja. Cap.1

Esta historia es un cross-over entre Naruto y la saga de videojuegos Tenchu, que también está ambientada en el mundo de los ninjas, solo que de una forma más clásica.

Este FanFic puede o podrá contener Spoils sobre partes que no han aparecido aún en el anime de Naruto.

La historia se sitúa después de la derrota de Hidan y Kakuzu, con Naruto ya recuperado de las heridas de la batalla y antes de que Sasuke derrote a Orochimaru.

CAPÍTULO 1 – Ataque Nocturno

La noche era más oscura que de costumbre, los cielos nublados evitaban que la luna pudiese iluminar la tierra, pero eso no parecía inconveniente para un par de personas que avanzaban bajo la densa oscuridad.

Sus pasos eran lentos pero constantes, hasta que finalmente se detuvieron. Las vistas desde la cima del monte eran perfectas, desde allí observaron su objetivo.

– Se le ve mucho más contento que de costumbre, Orochimaru-sama.
– Esta vez destruiré Konoha definitivamente.
– Ciertamente, su plan es brillante, pero ¿cree qué podemos confiar en él? – dijo Kabuto mientras se colocaba las gafas.
– No – se apresuró a responder -. Pero si intenta traicionarnos, será su perdición.

Kabuto sonrió. Estaba claro que su nuevo aliado sería de gran utilidad, y en caso de que hubiese alguna posibilidad de traición, Orochimaru podría librarse de él con suma facilidad.

Kabuto y Orochimaru empezaron a realizar una larga y compleja combinación de sellos. Kabuto finalizó juntando las palmas de sus manos, justo al mismo tiempo que Orochimaru. Al instante ambos pronunciaron unas palabras – Resurrección infernal -. El terreno frente a ellos empezó a temblar hasta que finalmente se agrietó y el propio suelo se desplomaba sobre si mismo como si se hubiese derrumbado una gruta bajo sus pies, pero en vez de eso lo que se mostraba era una especie de túnel mucho más oscuro que la noche en que se encontraban, y que parecía querer absorberlo todo a su paso. Orochimaru y Kabuto mantenían la posición, mientras del agujero empezaba a surgir una especie de ataúd similar a los que aparecieron cuando invocó al Primero y al Segundo, sin embargo en esta ocasión el grabado de la tumba mostraba el kanji de Oni (demonio). Una vez el ataúd estuvo fuera, el agujero se cerró.

Orochimaru se mostraba cada vez más satisfecho según se abría la tapa del ataúd. Una vez esta cayó al suelo, una mano se ayudó de los bordes de madera para dar un primer paso de nuevo vivo.

————————————–

La noche era muy oscura, y un adolescente Naruto se disponía a volver a su casa tras haber terminado una misión. Mientras andaba, Naruto se tocaba la mejilla izquierda de su cara, que estaba bastante hinchada.

– No se porqué se lo habrá tomado tan mal, Sakura-chan está demasiado violenta últimamente – empezó a hablar Naruto, aunque estaba solo y nadie podía oírle -. La culpa es de ese maldito Sai, si no fuese tan, tan, tan… – Naruto no sabía como decirlo -. ¡¡AAAAHHHHHH!! ¡No le soporto! Siempre tiene la misma cara, nunca sabes lo que piensa, me pone de los nervios.

Una vez en casa, Naruto se tumbó, pero el dolor del puñetazo de Sakura no le dejaba conciliar el sueño, así que abrió la ventana y se puso a mirar el cielo con la esperanza de quedarse dormido con la brisa nocturna. Fueron pasando los minutos hasta que sus parpados empezaron a caérsele, notando que el sueño por fin le ganaba la batalla al dolor, se apartó de la ventana con la intención de irse a dormir. Y habría llegado a la cama, de no ser porque antes de girarse vio una sombra saltando por los tejados de la villa en dirección a la mansión de la Hokage. Naruto forzó a sus soñolientos ojos a mirar con más atención la desconocida figura, y una vez la reconoció sus ojos pasaron del azul al rojo en un instante.

– ¡Orochimaru!

No sabía como, pero Orochimaru se había atrevido a aparecer por la villa y se dirigía velozmente hacía la residencia de la Quinta. Naruto no dudaba de que su objetivo era asesinarla y después destruir la villa. Pero cuanto más le seguía más extraño resultaba. Naruto ya se había encontrado varias veces con Orochimaru, pero la figura que avanzaba frente a él lo hacía de una forma diferente a como haría el malvado Sannin. Aún así Naruto seguía estando seguro de la identidad de la figura que corría por los tejados, y no podía dejar que llegase a su destino, al menos, no sin que se enterasen todos de que estaba en la villa, y Naruto era un experto en armar el suficiente escándalo como para que todos se despertasen, pero antes de eso…

– ¡Alto ahí, Orochimaru! – gritó mientras le lanzaba un buen número de shurikens

La figura se giró y tras dar un nuevo paso esquivó los shurikens con bastante facilidad. Naruto le alcanzó y se colocó frente a él.

– Si pretendes destruir la villa – empezó a hablar Naruto mientras alzaba la cabeza -, antes tendrás que enfrentarte a mí. ¡Orochimaru! – en ese momento Naruto terminó de levantar su cabeza y finalmente miró la cara de su adversario de cerca.

El pelo largo y oscuro, la piel pálida, como la de un muerto y una mirada cruel e implacable. Su parecido con Orochimaru era asombroso, pero solo era eso un parecido, el hombre frente a Naruto no era Orochimaru.

– ¿Quién eres? ¿y qué haces en Konoha? – preguntó desconcertado

El desconocido miró a Naruto de arriba a abajo, y sonrió.

– No tengo tiempo que perder con imitaciones de ninja – Naruto se empezó a cabrear con lo que decía su oponente -, será mejor que no te interpongas en mi camino por la resurrección de Lord Mei-oh.
– ¿Imitación de ninja? Maldito, te demostraré que soy el mejor ninja al que jamás te puedas enfrentar.

Tras eso Naruto realizó el Kage Bunshin y rodeó al enemigo con cinco clones que empezaron a golpearle desde todas direcciones. Cada golpe realizado acababa siendo detenido por el desconocido, y tras un rato este contraatacó. Saltó y de una sola patada eliminó a tres de los clones. Con la segunda patada eliminó a los otros dos y golpeó al Naruto original, que cayó al suelo.

– Una técnica interesante, realmente Orochimaru tenía razón, en este mundo parece que los ninjas están más capacitados. Pero incluso así nunca podrás vencerme. Ja ja ja ja.

Dicho esto, el ninja salió corriendo en dirección a la mansión de la Hokage.

———————

Poco tardó en llegar al gran edificio que se levantaba bajo las cabezas esculpidas en la roca de la montaña. El incidente con el chico de ropas naranjas no le retuvo demasiado tiempo, pero ahora venía lo complicado. Según Orochimaru, dentro del edificio, en los sótanos, debería haber una sala sellada y dentro encontraría lo necesario para traer al mundo a Lord Mei-oh.

Antes de llegar a la sala sellada, tubo que eliminar a unos cuantos ninjas. No eran gran cosa, pero por su culpa ya habían llamado la atención de todo el edificio. Ahora no tenía tiempo que perder. Al llegar a la puerta arrancó los sellos como si nada y la abrió de par en par para seguidamente adentrarse en ella.

———————

Naruto se recuperaba del golpe recibido; ese tipo era más fuerte de lo que pensaba. Al levantarse se dio cuenta de que estaba cerca de la casa de Kakashi, así que fue a avisarle para que le ayudase. Kakashi dormía plácidamente, pero la llegada de su alumno le despertó y en cuanto escuchó que alguien pretendía atacar el edificio de la Hokage se levantó y acompañó a Naruto sin siquiera cambiarse de ropa.

– ¿Sabes qué es lo que busca en la residencia de la Quinta?
– No, pero estando Orochimaru involucrado, seguro que no es nada bueno.

Al llegar al edificio descubrieron a los guardias inconscientes. Ahora solo tenían que seguir el rastro de cadáveres e inconscientes para llegar hasta el atacante. Tras recorrer unos cuantos pasillos y escaleras, llegaron hasta una sala, allí estaba el atacante y frente a él Tsunade.

– Sea lo que sea que buscas, no lo conseguirás.
– Vieja Tsunade. Ese tipo está aliado con Orochimaru.
Tsunade se giró y vió a Naruto y Kakashi – ¡Naruto! ¡Kakashi! Ayudadme a rodearle.
– ¿Acaso necesita ayuda la poderosa Hokage? – bromeó Kakashi
– No necesariamente, pero si uso toda mi fuerza haría muchos destrozos. Será más sencillo si le derrotamos entre los tres.
– Bien, creo que es el momento de usar esto – el ninja sacó un pergamino, lo abrió y colocó la mano sobre él.

Una nube de humo surgió de repente, y según se disipaba pudieron distinguirse dos figuras tras ella.

Orochimaru y Kabuto habían aparecido.

– Vaya, vaya, esperaba que hubieses llamado menos la atención… Onikage.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: